¿Bajarles de los patines?

Antes que bajar de los patines a los niños y las niñas que -por algunas razones que abordaré- muestran un desarrollo favorable en su incursión por el sistema educativo formal, considero necesario revisar ese sistema en su integridad.

Como sabemos, el fenómeno del acceso masivo de los niños a las aulas es bastante nuevo en el mundo occidental, desde hace poco más de dos siglos y medio, siendo algunas de sus  principales causas la gestión de los reyes Federico Guillermo I y Federico II de Prusia, que consolidó la escolarización obligatoria en su país a mediados del siglo XVIII, y la primera revolución industrial que comenzó en Inglaterra en el mismo siglo, transformando para siempre el modo de vida fundamentalmente agrícola de los habitantes.

Las personas comunes eran hasta antes de las revoluciones en Estados Unidos y Francia, mayoritariamente súbditos de los respectivos reyes, virreyes y señores feudales por toda Europa y América y, por supuesto, extraordinariamente dependientes de las instituciones religiosas que les regulaban la vida.  

Si bien ya habían transcurrido tres siglos desde la invención de la imprenta en Maguncia, y dos siglos y medio desde la publicación de la biblia de Martín Lutero en alemán, es decir, un idioma común, la población europea y americana de mediados del siglo XVIII era básicamente pobre y analfabeta, siendo la educación en el conocimiento disponible entonces un privilegio de muy pocos, a ambos lados del Atlántico. 

La afluencia masiva de campesinos hacia los nuevos centros industriales urbanos en Inglaterra y luego en otros países debilitó dramáticamente la institución familiar, puesto que implicó una ruptura profunda en el ya precario diseño del modo de vida en aquellos reinos donde, a pesar de las enormes dificultades de su tiempo, aún podía apreciarse el valor del refugio familiar para quienes nacían y crecían en dicho contexto social. El estamento gobernante inglés determinó en sucesivas fechas la escolarización pública obligatoria para alcanzar la mayor cantidad posible de niños, de modo de organizar y controlar las grandes masas laborales necesarias a semejante transformación en la economía.

En Prusia, por su parte, la motivación de aquellos reyes para establecer la obligatoriedad de la enseñanza primaria, tampoco descansaba en fines altruistas hacia la infancia, sino que buscaba un modo de potenciar la eficacia de su ejército y la obediencia de sus súbditos.

Y aunque durante la revolución francesa, a fines del mismo siglo XVIII, existieron serios cuestionamientos respecto del control social como fundamento de la educación masiva de los niños…, bueno, esos revolucionarios también gritaron “libertad, igualdad y fraternidad”…, y podemos ver lo que realmente sucedió.

Así, el fenómeno de la educación masiva tiene desde el primer momento el propósito de mantener un fuerte control de los ciudadanos y de las actividades en su territorio, primero en la monarquía y luego también en la república.

En Chile en la década de 1840 desde el Estado -no desde las familias- se resuelve iniciar la instrucción pública primaria alrededor de la idea de fortalecer la naciente república, tras los objetivos de alfabetizar, instruir y disciplinar a la población. Se crean la Universidad de Chile, laica y la Escuela Nacional de Preceptores o Escuela Normal de formación de docentes, con la influencia francesa de Jean-Baptiste de La Salle, cuyos esfuerzos por alcanzar grandes colectivos de nuevos educandos entre la población menos favorecida de Francia, son tan encomiables como sesgados por la formación religiosa que desde siempre se empeñó en domar el espíritu humano, al someterlo a sistemas normativos que favorecieran el diseño de control social emanado desde Roma. 

Las funciones de la llamada instrucción pública fueron originalmente entregadas al Ministerio de Justicia, quintaesencia del sistema normativo chileno, heredado de la monarquía española y su inseparable obediencia a la Iglesia Católica Apostólica Romana. 

En su origen siempre se habló en Chile de “instrucción” primaria, secundaria y superior, así como de Ministerio de Instrucción, como la clase gobernante lo denominó hasta 1927.

En 1860 se constituyó la ley de instrucción primaria -obligatoria desde 1920- gratuita para niños de ambos sexos y el cargo de Inspector General de Instrucción Primaria. 

El propósito de alcanzar la plena cobertura del sistema de instrucción tuvo sus dos primeros grandes esfuerzos en la administración de Pedro Aguirre Cerda al inicio de la década de 1940 y en la administración de Eduardo Frei Montalba a mediados de la década de 1960.

Como en otras latitudes, el sistema denominado de educación oficial o gubernamental chileno ha estado mucho más centrado en las expectativas de los Centros de Poder que en las personas destinatarias de tales afanes de instrucción, es decir, los niños y las niñas. 

La inteligencia natural de los seres humanos ha permitido que millones de personas hayamos podido transitar por el sistema “de instrucción” oficial en la antigüedad y en el presente, sin permitir que el mismo reduzca nuestra condición humana de seres librepensantes.

Pero también es cierto que tal objetivo del Poder de Facto que opera en nuestro país ha tenido mucho éxito en conseguir con su sistema educacional oficial, otros tantos millones de personas que han adquirido el perfil de pseudo ciudadanos, traducido en la condición de buen trabajador, consumidor y pagador de impuestos, que masculla su rabia por intuidas razones sólo para sí, generándose toda clase de desviaciones, enfermedad y muerte prematura, con esa obediencia sorda que suele cobrar una factura onerosa.

Entonces, cuando hablamos de “bajar de los patines” a los estudiantes más “aventajados”         -parafraseando los criterios usados en el sistema educacional oficial- para acortar la brecha entre aquellos y los que presentan un bajo “rendimiento” en el mismo sistema, estamos errando el foco de la discusión.

No me refiero a la obviedad que salta a la vista, sino que erramos al mantener una discusión baladí que -para el regocijo de aquel Poder de Facto- no toca el asunto que en mi opinión se encuentra en el fondo.

Hasta donde puedo comprender, el proceso de educación nada tiene que ver con la mera instrucción ni con esa suerte de vaciado de contenidos desde “los que saben” hacia “los que no saben”.

Más bien se trata de conocer el mundo al que se ha venido, tanto como cada quien desee conocer y, junto con ello, conocerse a sí mismo, desarrollando y fortaleciendo la propia identidad en el proceso de interacción permanente con las otras personas y el propio experienciar.

Este proceso que ocurre durante toda la vida, requiere de sobremanera en los primeros años de un ambiente enriquecido, en el hogar y en la escuela, que le ofrezca a cada niña y a cada niño la confianza necesaria para desplegar su observación, su reflexión y su expresión, sin necesidad alguna de que tales procesos cognoscitivos deban ser evaluados en términos de premio y castigo. 

Un niño jamás debiera ser sometido a “rendir”, como se hace con los adultos, y la noción de competencia -en tanto hacerles creer que existen personas mejores y peores- debe ser erradicada del proceso educacional.

Cada persona es un universo entero, que precisa desplegarse y favorecer así al mundo con sus aprendizajes, en una relación de colaboración con todo y todos alrededor, ya que cada acto mío afecta al mundo y todo lo que ocurre en el mundo me afecta, inevitable y maravillosamente.

Nuestros hijos e hijas no tienen que ponerse o sacarse los patines en una competición absurda. Ellos y ellas deben desplegar sus alas y volar tan alto y tan lejos como elijan hacerlo y el sistema educacional debe ser reorganizado de modo de no entorpecer ese vuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s