¿Dónde poner la atención?

Hoy comenzamos a transitar el 2019, con el tradicional bombardeo de estímulos en los medios y en nuestros respectivos círculos de influencia. Salutaciones, buenos deseos, “accidentes” de tránsito, asunción de Bolsonaro, Gobierno cerrado en Estados Unidos, etc.

Lo común a todo ello es la inmediatez, ya sabes, esa compulsión por poner delante de nuestros sentidos -todos los días- un enorme y variopinto repertorio de…, banalidades muchas veces. Es necesario buscar bastante para encontrar asuntos que puedan ser del verdadero interés de alguien que reconoce su propia motivación por mirar detrás de la burda cortina, con que insisten en distraernos de lo esencial .

Me animo a poner sólo dos ejemplos -de diversa naturaleza- que sin duda aluden a asuntos mucho más profundos y trascendentes, ya no sólo para uno u otro de nosotros los Ciudadanos comunes, sino para la especie humana. Tienen en común el que han sido puestos en los medios, pero con la habilidad de relativizarlos y distorsionarlos, de modo de que el común de la gente realmente no repare en los significados mayores que entrañan.

Noviembre de 2018.

Así como la presencia rotunda de las pirámides de Ghiza apenas si ocupan un espacio en la consciencia de la población, que se ha acomodado a la absurda versión oficial de que se trataba de ¡tumbas!, dejando así de asombrarse por la absoluta carencia de una explicación razonable, ocurre también con el fenómeno de los recientes incendios en California, que dieron particular cuenta de la ciudad de Paradise, en el Condado de Butte, donde la autorizada opinión del Cuerpo de Bomberos local reconoció la inexistencia de una explicación lógica para el comportamiento de los siniestros, que en la gran prensa sólo apareció como un incendio “enorme”, “el peor en muchos años”, pero casi nada acerca de cómo puede un incendio discriminar el perímetro de lo que va a calcinar y lo que “se saltará”, con resultados como el de la imagen de arriba. Casas completamente destruidas, pulverizadas en su respectivo lugar, sin que muchos de los árboles del vecindario inmediato hayan perecido de la misma forma. Como si un rayo láser hubiese apuntado cuidadosamente sobre “sus” objetivos, asegurándose de acabarlos completamente e ignorando aquello que se encontraba junto a los mismos.

Y el segundo caso es la pasmosa indiferencia general ante la aparición de esas increíbles imágenes dibujadas de la noche a la mañana en campos de cultivo, conocidos como crop circles o círculos de las cosechas, en particular este. La inteligencia de su construcción, su mensaje cifrado en código binario, los tres planos en que muestra esa información increíble y, por cierto, las implicancias revolucionarias que supone.

UK, Agosto de 2012.

Y tantos de nosotros atendiendo asuntos de una cotidianidad dolorosa, llevándonos con ello la vida misma, esa que en años casi nunca alcanza la centena. Al menos yo necesito el contacto humano, la conversación, el asombro y el entusiasmo. Sentir el estímulo de algunos de mis pares para perseverar en la construcción de sentido, juntos, dejando de ahogarnos en la desesperación de la creencia de que “nada se puede hacer” o, peor aún, “ojalá alguien haga algo al respecto”.

2 comentarios en “¿Dónde poner la atención?”

  1. Si sucede que el ^poder^ que nos maneja no quiete que el hombre vea mas alla de las naruces que el le pone de manera de permitirle continuar usandonos como recurso . Para el poder npsotros somos yna pueza de su ajedrez.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s