Gracias Nicanor.

Nicanor Parra sí sabía. Estaba despierto y vivía. La mayoría de quienes asistan al servicio fúnebre público, muy probablemente no estaban de acuerdo con la línea de tiempo que decidió colapsar el “anti poeta”.

No le importó agradar a otros, y consiguió el respeto de muchos.

Una persona que presenta serias dificultades para ser clasificada asusta. Sin embargo, el hombre centenario mostró -lo haya querido o no- un camino donde la expresión genuina del propio sentir y pensar no tiene por qué dar efecto negativo; a la izquierda del cero.

Su vida es una invitación empírica a vivir la vida que queremos vivir y no la que “alguien más” quiere imponernos.

Las personas somos, por definición, inteligentes. Del linaje genético cuyo potencial sólo no hemos podido expresar en plenitud como especie, porque hemos estado más cerca del polo del miedo que del polo del Amor.

Gracias Nicanor Parra, por tu mensaje escrito y, sobre todo, por tu mensaje existencial.

Carlos Ramón.

(del 24/1/18)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s