A Til-Til lo mataron… los asesinos.

A Til Til lo mataron…, los asesinos…; parafraseando aquella triste canción, lo que para nada es exagerado si conoces lo que la clase política y el poder de facto que la mandata, les ha venido haciendo a las personas que viven en esa comuna.

La lista de las pruebas de que hemos estado desde siempre gobernados por un grupo pequeño de conciudadanos, que por encima de todo han pensado y actuado en su propio beneficio, jamás se termina.

Sin duda esta tragedia, como tantas otras operadas por las élites en todos los sitios contra las grandes mayorías, mueven en nuestro interior oscuras emociones, que siempre son una pésima consejera para definir nuestros actos.

Abraham habría recibido la orden de “dios” para que asesinase a su propio hijo, Isaac.

Obama, ordenó a los operadores de drones el asesinato de incontables personas en medio oriente.

Kissinger, en su famoso memorandum 200 del año 1975, recomendó a sus pares de la MetaÉlite el genocidio de millones de personas, usando el eufemismo de “la seguridad de los EE. UU.”.

El complejo industrial militar continúa al día de hoy ordenando el asesinato de cientos de miles de personas en todo el mundo, incluyendo los propios países donde todos sus integrantes nacieron.

Sí…, oscuras emociones mueven estos hechos en nuestro interior. Sin embargo, las personas no somos sólo un amasijo de emociones. Somos infinitamente mayores que eso.

Los habitantes de Til Til, alrededor de 15.000 personas, no pueden oponerse a la ridícula argumentación leguleya de la clase política, con puños, piedras y palos. Tampoco las marchas, gritos y pancartas sirven de mucho.

Lo que sí sirve, y que nunca en nuestra historia hemos hecho, es aprender a gobernarnos a nosotros mismos, tanto individual como colectivamente.

¿Cuántos de esos vecinos tiltilanos cometieron el mismo error que -todavía- millones de chilen@s, votando por uno u otro de los “candidatos” plantados en la papeleta por los partidos políticos?

¿Cuánto dolor, cuánto abuso hace falta para que Chile Despierte y se dé cuenta de que sólo puede construir una Nación sana si sus ciudadan@s nos involucramos directamente en la organización y gobierno de nuestra comunidad nacional?

¡Vamos chilen@s!, ¡es suficiente para mí!

Formo parte de la iniciativa “Somos del 95% de Chile”, es decir, la inmensa mayoría de ciudadan@s mayores de edad que no pertenecemos a partido político alguno.

Estamos levantando la candidatura de la señora Carola Canelo Figueroa, para que el SERVEL se vea obligado a incluirla en la papeleta de la elección presidencial de Noviembre, como independiente…, sí, pero independiente de verdad.

Necesitamos que acudan a las Notarías de Chile a firmar vuestro apoyo a esta candidatura independiente.

Nunca mejor dicho: de nosotr@s depende.

Carlos Ramón.

(del 27/10/17)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s