Sin llorar.

Much@s se enojan y profieren insultos u otras formas de comprensible desahogo, al ver la realidad que construye la MetaÉlite (Poder Real), a través de la clase política (Poder Formal).

 

El desafío es trascender la ira para serenar el espíritu y comenzar a asumir que, no estamos en una democracia y que quienes se autoproclaman como “las autoridades”, no actúan en beneficio de la Nación, salvo en una proporción residual.

 

Los insultos no conducen a nada, pues, al igual que las marchas ciudadanas, son manifestaciones tan genuinas como ineficientes.

Un niño grita y llora para defenderse y conseguir lo que quiere.

 

Un adulto tiene herramientas personales para abordar las dificultades y buscar soluciones a las mismas.

 

No sigamos llorando y asumamos nuestra adultez Ciudadana, finalmente.

 

Yo pago mis impuestos y reclamo mi derecho a participar en la decisión de qué hacemos con el fruto de mi trabajo.

 

La clase política, toda ella, con sus convenientes matices que engañan a la gente, jamás dará respuesta a las necesidades de la Nación, salvo residualmente.

 

Por cierto, tampoco votaré mañana, porque no le haré el juego a un pequeño grupo de compatriotas que abusa de la inmensa mayoría.

 

Sólo ejerceré mi voto como mandante (Autoridad) para nombrar a mis mandatari@s (subordinad@s), cuando sea la Ciudadanía -y no la MetaÉlite a través de SU clase política- quien decida directamente en todo el territorio el tipo de Estado Nación que quiere y la organización necesaria para ello.

Carlos Ramón.

(del 1/7/17)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s