Ni Piñera ni Guillier.

Ni Piñera ni Guillier. Aquél usando nuevamente un equivalente a la tristemente celebre frase “yo o el caos”, y éste pretendiendo liderar una coalición tan tóxica para la Ciudadanía como la de “la derecha”.

Las personas que no militamos en partido político alguno alcanzamos alrededor del 95% de la población mayor de edad en Chile. 

Según el registro vigente del SERVEL, de comienzos del año 2016, l@s militantes alcanzan la cifra de 800.060 personas, siendo los partidos con mayor número de miembros el PS (120.039), PDC (112.215), PPD (96.225), RN (90.775), PRSD (82.794), PH (77.261) y UDI (71.917).

El mismo Servicio registra un total de 13.690.041 de personas en el padrón electoral vigente -del año 2013- lo que arroja un escuálido 6,28% de personas afiliadas a partidos, respecto de ese padrón.

Sabemos que las cifras de inscritos en partidos son precarias. De hecho, hemos visto cómo en elecciones internas de algunas tiendas, de esos pocos afiliados una proporción muy importante se ha abstenido de votar para elegir a sus propios dirigentes, lo que agrega un dato significativo al gran tema de la representación.

Sin duda alguna, ese 6,28% disminuye aún más al considerar dos circunstancias concretas: la actualización del padrón electoral por el crecimiento vegetativo de la población y la disminución de afiliados efectivos, a medida que se concreta el reempadronamiento que ordena la Ley de Fortalecimiento y Transparencia de la Democracia, que comenzó en Abril de 2016.

Es evidente que no existe democracia en Chile o, en el mejor de los casos, ésta ha sido secuestrada por el cartel de la oligarquía nacional, con su maquinaria todavía bien engrasada, que incluye a grandes empresarios, la banca, los partidos políticos, los medios de difusión y cuantas personas e instituciones le son funcionales.

Ciertamente, las decisiones políticas en el país son tomadas por un puñado de personas. Una proporción muy menor a aquel 6,28% de la población, toda vez que el concepto mismo de democracia ni siquiera está presente al interior de los partidos, ya que difícilmente las decisiones políticas de cada tienda, las tome la totalidad de sus integrantes.

Los partidos son -de hecho- solo un engranaje de aquella maquinaria que se las ha arreglado para controlar el país y la Nación que lo habita.

Las personas que no votamos alcanzamos ya un 65% en Chile -puesto que sólo hemos crecido- y continuaremos haciendo abstención activa, en tanto no veamos verdadera democracia, lo que se traduce, para quienes lo hayan olvidado, en reconocer que la Autoridad la tiene la Ciudadanía y que quienes hoy se autodefinen como “autoridades” son sólo funcionari@s.

Carlos Ramón.

(del 9/1/17)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s