Los pedales de la bicicleta.

“Izquierda y derecha unidas, jamás serán vencidas”; un acierto de Nicanor Parra al que, si se le pudo atribuir ironía alguna vez, hoy le debe ser reconocido un contundente sentido de realidad.

Tal como publica El Mostrador este día, el panorama presidencial en Chile es un lacónico “más de lo mismo”. Con una presidencia vigente que aparece como un cero a la izquierda, los que se apresuran impúdicamente por instalar su nombre en la papeleta del 19 de Noviembre, representando una u otra coalición político/partidista, atropellan la débil institucionalidad devorados por el afán de poder que ya a nadie en ambas casas le importa evidenciar.

 

Tal como señala Adrián Salbuchi en Argentina, no hay gran diferencia entre el pedal izquierdo o el pedal derecho, si la bicicleta tiene un mismo dueño.

El articulista de El Mostrador, Claudio Faúndez, cierra con un notable pesimismo señalando que “no queda otra: hay que ir a votar”…, es decir, como ambas coaliciones son malas, ¿sólo nos queda votar?, ¿elegir una vez más entre malo y peor?

A mí no me interesa el dueño de la bicicleta. Los amos de los partidos políticos han usado y abusado de “su” mecanismo para perpetuar el control de la población y cuidar sus propias billeteras.

La oligarquía que prevalece en Chile aún pretende que las personas crean que están eligiendo a sus “autoridades” en cada “gesta cívica” como la de Noviembre próximo…, y todavía lo consigue con un número significativo de connacionales. Eso sí, en franca disminución.

La verdad es que la oligarquía mantiene secuestrada la democracia. Desde siempre.

Nunca ha sido la Ciudadanía la que decide su propio destino…, excepto por su persistente desidia, que ha dejado hacer a quienes efectivamente deciden por tod@s, hasta hoy.

El despertar de la gente no se comporta de un modo que al poder oculto le interesa, para mantenerla siempre controlada.

No es como un tren, que sólo avanza por apenas un camino posible.

Las personas somos por definición inteligentes, y podemos elegir diversas vías y cambiarlas si nos parece necesario.

La abstención es un grito ensordecedor, por más tapones en los oídos que luzca la clase político/partidista y, por cierto, el puñado de poderosos conciudadanos que la usa a cambio de los privilegios que decide repartir.

Yo no votaré por la oligarquía, porque creo que la Ciudadanía tiene la genuina autoridad.

En todo caso, y tal como dijo Parra alguna vez irónicamente, derecha e izquierda de nuestro país viajan juntas, alentadas por la conveniente abstención…

WWW.ELMOSTRADOR.CL|DE EL MOSTRADOR

Carlos Ramón.

(del 23/1/17)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s