¿Gobernadores regionales?

¿Elección de Gobernadores/as Regionales?, veamos. He estado hoy en el foro-lanzamiento nacional “Desafíos del Arranque de la Descentralización”, en el ex Congreso Nacional en Santiago. Un esfuerzo de larga data de personas del ámbito público y privado, que tras una serie de modificaciones que -por cierto- aún pueden producirse, ha sido aprobado por el Senado chileno, mediante una reforma constitucional que, al menos, ya ha asegurado la inminencia de la nueva institución, incluso con posibilidad de que sea a partir de la próxima elección de Noviembre, junto con la de Presidenta/e, congresistas y consejeros regionales. Falta saber si estarán también a tiempo las necesarias leyes complementarias, que deben establecer las atribuciones de l@s nuevos Gobernadores/as y la disponibilidad de recursos para que comiencen a desarrollar su labor.

Este movimiento aparece como una iniciativa a contrapelo del clásico control que los muy pocos desde siempre han ejercido sobre la inmensa mayoría de la Nación.

Algo no huele bien.

Pero podemos especular y pensar que la clase político/partidista -desde el ámbito público- y la oligarquía que -desde el ámbito privado- detenta el poder de facto, están desarrollando una reingeniería en el diseño de control de la población, de modo coherente con la aparición, de vez en cuando, de partidos políticos nuevos que parecieran “refrescar” el hedor que expele el ejercicio ordinario de la política. Es un patrón internacional.

De hecho, la nueva institución legal, esto es, los Gobernadores Regionales “elegidos”, nace de un modo muy minimalista, evidenciando el miedo asociado a la posible pérdida de poder de parte de ese puñado de conciudadanos en referencia.

Se le instala un inmediato contrapeso en la figura de un/a Designad@ por la Presidencia de la República, tal como son los Intendentes hoy; se le entregarán atribuciones iniciales bien acotadas y, muy probablemente, un presupuesto también inicialmente menor.

Ello asegura un plazo largo para el proceso de instalación de tales nuevas “autoridades”, resguardándose la Élite de cualquier riesgo de pérdida del control del poder o, al menos, del núcleo duro y para ella intransable del poder que ejerce sobre la Nación.

Y, desde otra mirada, no deja de ser otro cargo sujeto al mecanismo de “elección” popular, como se supone es para l@s Presidentes/as, Senadores/as, Diputadas/os, Consejer@s Regionales, Alcaldes y Concejales. Se agrega entonces el de Gobernadores/as Regionales.

Sin embargo, much@s ciudadan@s ya sabemos que el ejercicio eleccionario no representa, en los hechos, una expresión democrática, toda vez que -una vez más- las personas cuyos nombres llegan a estar en la papeleta de votación, son instaladas por la Élite, en el eterno juego sucedáneo de democracia, por la vía funcional de los partidos políticos.

La inmensa mayoría de la Nación no milita en partido político alguno, y cualquier ciudadano puede saber, al conversar con sus coterráneos, que esta no participación en partidos políticos es una decisión a conciencia. El componente de mero desinterés existe, pero no es mayoritario entre los libres de pensamiento.

Habremos de observar esta novedad de l@s nuev@s Gobernadores/as Regionales.

Habremos de hacerlo con espíritu crítico, sabiendo que con cada día que pasa, la Ciudadanía muestra mayor capacidad organizacional y de expresión de lo que le parece debe ser el Orden Natural de las Cosas.

Carlos Ramón.
(del 23/1/17)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s